La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) ha lanzado la campaña de prevención del cáncer de piel "Euromelanoma 2015", con el objetivo de concienciar a la población de la importancia de la fotoprotección solar, pero también para servir de plataforma científica para el desarrollo de multitud de actividades en prevención de actividades de prevención de cáncer cutáneo. La Farmacia Fátima Díaz, del Centro Médico Clodina, ofrece una amplia variedad de protectores solares y sus profesionales le asesorarán del más apropiado para su piel y forma de vida.

El cáncer de piel es el tumor más frecuente y tiene una mortalidad de 8-10 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, se ha demostrado que la incidencia de esta enfermedad se ha estabilizado en países como Australia gracias a las campañas preventivas

En este sentido, los dermatólogos diferencian dos tipos de prevenciones: la primaria y la secundaria. La primera hace referencia a aquellas medidas que las personas pueden llevar a cabo para evitar la exposición solar; mientras que la segunda tiene que ver principalmente con la detección precoz del cáncer cutáneo.

La AEDV señala que el 65% de los adolescentes españoles de entre 12 y 18 años sufrieron quemaduras en la piel el verano pasado, de los que el 39% se habían aplicado cremas protectoras, mientras que el 55% de los adultos también ha tenido experiencias de quemaduras con ampollas. Estos datos demuestran que se los protectores solares se usan poco y muchas veces mal.

Y en España se diagnostican 80.000 nuevos cánceres cutáneos al año, de los que 6.000 son melanomas. El cáncer de piel se caracteriza porque tiene un curso indoloro y porque tarda años en desarrollarse, a excepción del melanoma. Sin embargo, este tipo de cáncer es fácil de diagnosticar y fácil de curar, siempre que se detecte a tiempo.

Algunas señales, que deben consultarse a un profesional médico, son las manchas rojas que no curan, las cicatrices inexplicables que crecen con el tiempo, las lesiones ulcerosas o la aparición de masas cutáneas. Además, los lunares pueden ser serios indicativos de la aparición de un cáncer de piel, por lo que los especialistas aconsejan fijarse en si son asimétricos, si tienen bordes irregulares, si presentan colores variados o si evolucionan o crecen con el tiempo.

Para que una crema cumpla con su función, debe tener un factor de protección solar (FPS) mínimo de 30, hay que extenderla media hora antes de la exposición solar y repetir el proceso cada dos horas.

Fotoprotectores o filtros solares

Los fotoprotectores o filtros solares son sustancias que, aplicadas sobre la piel, atenúan (no la evitan totalmente) la acción perjudicial de los rayos solares. Los fotoprotectores por si solos no protegen absolutamente, por lo que su acción debe complementarse con el uso de sombreros o gorras, gafas de sol con nivel de filtro 3 o 4 y evitando siempre la exposición al sol en las horas de mayor incidencia de sus rayos, entre las 11:00 y las 16:00 horas.

Las sombrillas no protegen adecuadamente del sol y su uso no exime, por tanto, de utilizar una fotoprotección acorde con cada tipo de piel. Es importante destacar que el uso de fotoprotectores no permite prolongar la exposición al sol.