La Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) ha publicado una información en la que se afirma que siete de cada diez pacientes que consultan por un trastorno adictivo, ya sea a sustancias (como el alcohol, tabaco, marihuana, cocaína o tranquilizantes) o de comportamiento, presenta otro trastorno mental. Además, sostiene que "más del 55% de los adultos que consumen sustancias de forma abusiva presentará un diagnóstico psiquiátrico dentro de los 15 años posteriores”. En el Centro Médico Clodina tenemos una consulta de Psicología especializada, donde le asesorarán y ayudarán para superar su adicción y mejorar su calidad de vida

Las sustancias que se consumen de manera más frecuente son alcohol, tabaco, marihuana y cocaína, seguidas de tranquilizantes y medicamentos para dormir. “El problema es que en algunas personas existe una vulnerabilidad genética y psicopatológica que les predispone a consumir sustancias adictivas como una forma de automedicación o autorregulación neuropsicobiológica para los trastornos que padecen, pudiendo este proceso derivar en abuso y adicción", explica el presidente de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), el doctor Nestor Szerman.

Según esta entidad, los médicos han observado un aumento constante de la demanda asistencial de este colectivo y de sus familiares, aunque todavía existen muchos pacientes no diagnosticados.

Tabaco

El tabaco es, después del alcohol, la sustancia legal objeto de uso más extendida en la población general. Su prevalencia se sitúa entre el 25% y el 30%. En los pacientes que presentan psicopatología esta cifra aumenta hasta el 45% y el 70%. “Sabemos que los pacientes con una patología psíquica son más vulnerables a desarrollar dependencia de sustancias que los que no tienen esta enfermedad. Uno de cada 2 cigarrillos que se compra en la calle es adquirido por un enfermo mental”, afirma Szerman.

Además, en los pacientes con enfermedad mental, las posibilidades de pasar del uso al abuso de esta sustancia es significativamente más alta que en sujetos que no padecen ningún trastorno. Por ejemplo, el 90% de las personas con patología psicótica son adictas a la nicotina, un hecho que solamente se da en el 26% de la población general.