Un simple análisis de sangre puede detectar un 86% de los cánceres de ovario con mayor antelación que los diagnósticos actuales, según un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Oncology. Esta enfermedad afecta a más de 3.000 mujeres cada año en España y el principal problema es que se suele detectar cuando la enfermedad ya está avanzada. En el Centro Médico Clodina recomendamos la realización de revisiones preventivas anuales y los profesionales de nuestros de Ginecología están a su disposición para asesorarle y aclararle cualquier duda.

El cáncer de ovario puede ser mortal en caso de que sea detectado en una fase avanzada, por lo que el estudio elaborado por el University College London supondría un avance para diagnosticar la enfermedad con antelación y atajarla a tiempo. Para el estudio, el equipo de investigadores realizó un seguimiento médico a más de 46.000 mujeres, aunque los autores prefieren ser cautelosos a la hora de cuantificar cuántas vidas se podrían salvar.

El estudio se basa en el análisis de los niveles de una proteína, denominada CA125, presente en la sangre ya que ésta aumenta en caso de que la mujer padezca cáncer de ovarios.

Los investigadores registraron las variaciones de esta proteína en sangre a lo largo del tiempo y si alcanzaban un nivel elevado sometieron a las pacientes a otro tipo de pruebas, como una ecografía, para corroborar el diagnóstico.

El cáncer de ovario a fecta cada año en España a más de 3.000 mujeres y el principal problema es el diagnóstico tardío, ya que el 80% de los casos se diagnostican cuando la enfermedad está avanzada debido a la falta de síntomas fácilmente identificables que presenta este tumor. Por ello, el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (GEICO) señala que el tumor de ovario es uno de los cánceres con peor pronóstico y representa la sexta causa de muerte por cáncer en la mujer.

 

Las alertas que deben llamar la atención son:

- Dolor o molestias abdominales generales

- Flatulencia o sensación de plenitud, incluso después de una comida ligera

- Náuseas, diarrea, estreñimiento o micción frecuente

- Pérdida o aumento de peso inexplicado

- Pérdida de apetito

- Hemorragia vaginal anómala

- Cansancio inusual

Si estos síntomas persisten más dos semanas se debe acudir a un especialista. La mayoría de estos tumores se presentan en la perimenopausia y postmenopausia y alrededor de un 5% están relacionados con factores familiares, como antecedentes personales de cáncer de mama, mutación del gen BCRA1 o BCRA2, cáncer de ovario en otros familiares cercanos o cáncer colorrectal.