Cada 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados celebran el Día Mundial Sin Tabaco con el fin de recordar los riesgos para la salud asociados a este consumo y promover la aplicación de políticas públicas eficaces para reducir ese consumo. La OMS recuerda que el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas en el mundo, de las que más de 600.000 son no fumadores que mueren por haber respirado humo pasivamente. En el centro médico Clodina nos sumamos a esta campaña y contamos con un equipo profesional que le ayudará a dejar el hábito de fumar.

La OMS, que define este consumo como "epidemia de tabaquismo", recuerda que cada seis segundos muere una persona a causa del tabaco, lo que representa una de cada 10 defunciones de adultos. En última instancia, hasta la mitad de los consumidores actuales podrían morir por una enfermedad relacionada con el tabaco y se calcula que provocará el fallecimiento de 8 millones de personas en 2030. Más del 80% de esas muertes prevenibles se registrarán entre residentes en países de ingresos bajos o medianos.

La campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2015 recuerda a los países la necesidad de colaborar para poner fin al comercio ilícito de productos de tabaco, un problema mundial en lo relativo a la salud, el derecho y la economía, la gobernanza y la corrupción.

Según algunos estudios, y por la información proporcionada por la comunidad aduanera mundial, el mercado del tabaco ilícito podría suponer hasta una décima parte de los cigarrillos consumidos en el mundo. La Comisión Europea calcula que el comercio ilícito de cigarrillos cuesta a la Unión Europea y sus estados miembros más de 10.000 millones de euros cada año en concepto de impuestos e ingresos aduaneros no percibidos.

El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco entró en vigor en febrero de 2005. Desde entonces, se ha convertido en uno de los tratados más ampliamente respaldados en la historia de las Naciones Unidas y ha sido suscrito por 178 partes, que representan el 89% de la población mundial.

Es un tratado basado en pruebas científicas que incluye un conjunto de medidas, prácticas y eficaces en relación con sus costes, para reducir el consumo de tabaco. Estas son: Vigilar el consumo de tabaco y las medidas de prevención, proteger a la población del humo de tabaco, ofrecer asistencia a las personas que deseen dejar de fumar, advertir de los peligros del tabaco, hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio, y aumentar los impuestos al tabaco.